La música de “amargue”: Fisonomía sentimento-estética de la música popular del desamor y el despecho

Por amor o por humor…. en esta ocasión hemos querido escribir sobre la música de la que pocos eruditos escriben, sobre este tipo de música que a algunos (as)  empalaga y a algunas (os) encanta, esta que se fundamenta en un interminable motivo: el  amor correspondido…. o no.

El amor  ha sido tema recurrente y protagónico en la música, en sentido general; es decir, dentro de sus estéticas,  géneros, estilos y tendencias a través de la historia. Pero la música popular, es la que más ha explorado este tema en todo su intríngulis emocional.

Esta estética de la canción popular –si se quiere – kitsch, se ha conformado desde una visión, melancólica, machista,  y sentimentaloide en la que se exagera el sentimiento del enamoramiento a dimensiones trágicas, posesivas y sexistas.

Desde el blues, el flamenco y los tangos hasta las rancheras, los boleros, el son y la bachata el tema del amor y el desamor, de la ilusión y el engaño, la exaltación y el odio han sido motivo interminable de sus letras. Incluso en la actualidad el pop, rock y la balada han continuando exprimiendo el jugo amargo del amor.

La lista sería laaaaarga, pues, creo que cada uno de nosotros tiene en su memoria de vida un considerable espacio para estas canciones y sus intérpretes, y si bien del amor han cantado Silvio y Pablo,  Cortés y Cabral, Sabina y Serrat nada los homologa con intérpretes cuyo sello particular es recordar(nos) una y otra vez la traición, las lágrimas, la soledad, la mentira y el dolor de una relación amorosa… por eso –y repito: la lista es laaarga.

En lo particular, me llama la atención, la composición de las frases que componen este tipo de canciones. Por ejemplo: un circulo de frases, que desde lo más profundo (del corazón, claro!) terminan siendo ganchos de oficio con las cuales terminar cada  estrofa.

Así tenemos que ciertas conjugaciones como:

Sin ti…. la vida no es vida / no soy feliz / me muero /etc.

Que serían perfectamente lo mismo a que si fuera:

Contigo…. la vida es vida / soy feliz / vivo / etc.

A este punto, es importante señalar que los estilos musicales que abanderan este tipo de letras no lo expresan de la misma forma, así una ranchera seria “de despecho” a lo que una bachata seria “de amargue”, y así sigue lo que en el tango es una “mujer traicionera” y en el bolero es “una mujer mala”, etc.

En cuanto a la música, es mas bien, simple y previsible, sabemos cuáles progresiones nos llevaran a “un te quiero” o a un “te odio”; en fin,  no tiene nada de complejidad (el intento lo hace una Arjonada, que es peor), es decir que, la frase más simple,  la voz más insignificante y la canción más insustancial pueden ser el mayor catalizador de un momento X y su respectivo sentimiento.

Tal vez podamos odiarla, pero no ignorar que representa la música de los sentires y los diretes del amor en su expresión más frugal e impetuosa,  que expresa lo más sublime al ser amado y a su vez lo más atroz… sobre todo, cuando no es correspondido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s