San Miguel, una fiesta religiosa popular entre barrios.

En los barrios más antiguos de la ciudad de Santo Domingo, se observa  en la víspera de celebración del día a San Miguel Arcángel una atmosfera festiva, supersticiosa y … comercial.

En el barrio San Miguel, de la zona colonial de Santo Domingo, es una tradición honrar cada 29 de septiembre el día de su santo patrón según la costumbre católica, con procesión, misa y diversos actos religiosos en la iglesia local. Sin embargo, es cada vez más común observar y escuchar manifestaciones de devoción más populares entre sus habitantes.

Entendemos que con la gran migración rural-urbana, en los últimos 20 o 30 años se han venido asentando expresiones populares campesinas, entre las cuales la creencia a San Miguel o Belié Belcán, santo de gran devoción en las clases más humildes dominicanas, es hoy día una de las celebraciones religiosas de mayor complejidad de identidades dentro de la tradición católica de la capital y las creencias populares del campo. Así, las fiestas con toques de palo y canto de salves en los altares populares de nuestros campos han sido rápidamente sincretizados con nuevos componentes, más  urbanos y modernos.

La concentración de devotos y curiosos en espacios abiertos de la ciudad es la usanza, en parques o esquinas de las calles se improvisan altares y se colocan bocinas con música de palos o santería. Las fiestas en colmados, colmadones, drink o licor store en el centro de la ciudad son cada vez más comunes.

Hace años, hemos notando, como en barrios como Villa Francisca (Juana Saltitopa y Duarte con Paris), San Carlos (Benito con Duarte) y San Miguel (José Reyes con Mella) se incrementan durante los días previos al 29,  la exhibición y venta de CD, pañuelos, cruces, imágenes, velones y agua bendita para los fines de celebración.

Este santo, es venerado en nuestro país, por su espíritu combativo del mal y por acabar con los enemigos y limpiar los caminos;  el guerrero de la luz, es también conocido popularmente por sus tantos meritos, “chiquito y jodón”, “tumba to”, “nació barón”, estos son elementos que dan parte del proceso de nuestro sincretismo espiritual, del santoral católico y las creencias populares afrodominicanas dentro de lo cual, San Miguel es también Belié Belcán.

Vista de la Iglesia Colonial de San Miguel, de la calle José Reyes, rodeada de edificios de apartamentos, luego de la intervención urbanística de la zona. Foto: Panoramio.

Compositor reclama su derecho de autor al merenguero Diómedes.

El reconocido músico sureño José Méndez, autor de “El Minibús” declara públicamente  que el merenguero Diómedes Núñez ha usurpado su tema.

En una entrevista a la periodista Onaney Méndez, el músico y compositor José Méndez originario del pueblo sureño de Jaragua ofreció declaraciones y sustentó con pruebas  el por qué de su molestia con Diómedes.

Según el compositor, este merenguero escuchó el tema en su pueblo y lo grabó. “Él tan pronto escuchó el tema lo acaparó, y habló conmigo después que lo grabó”. José Méndez, originario del municipio de Jaragua, en la provincia Bahoruco, forma  parte de una familia de larga tradición musical, es  uno de los más reconocidos guitarristas de la zona suroeste del país, desde principio de la década noventa  con su grupo de merengue  al estilo de cuerdas.

“El Minibus” es un tema original de merengue con guitarras, grabado hace 15 años.   En realidad ese es mi proyecto –dice Méndez-, eso es lo que me molesta, está usurpando mi proyecto y beneficiándose. “Él a ningún lado que va menciona a José Méndez y él sabe, él tiene mi CD”. El compositor  agrega en la entrevista “Yo lo que quiero es que Diomedes diga la realidad, que ese tema es de José Méndez”.

Es bueno, aclarar, siempre, que los derechos de autoría son una herramienta jurídica internacional para proteger y promover la creación musical, con la cual los y las autores (as), puedan recibir una compensación justa por su trabajo. Ver entrevista completa en: tutilapia.com

Bachata Clásica: Intérpretes esenciales décadas 60-80 (última parte)

La Bachata, desde sus orígenes en las fiestas campesinas dominicanas y su curso hacia la ciudad al final de la dictadura, ha tenido, en la radio, más que en ningún otro medio, un fuerte aliado.

Durante este trayecto histórico, décadas 60-80, también debemos destacar a: Teodoro Reyes, Marino Castellanos, Aridia Ventura, Blas Duran, y muchos otros. Este ha sido un intento, con lo cual estamos consientes de que faltarán muchos nombres.

En la última década del siglo XX, surge en la línea noroeste del país un gran fenómeno de la Bachata, con la que para muchos se circunscribe una nueva etapa, la de la proyección musical internacional del género, con exponentes tales como Anthony Santos, Luis Vargas y Raulin Rodríguez y otros. Es importante destacar en este contexto las fusiones de bachata urbana desde finales de la década 80 y principio de los 90, como las de Luis Días, Juan Luis Guerra,  Víctor Víctor, Manuel Tejada, etc., que antecedieron a la globalidad del mismo.

En el nuevo siglo, la heterogeneidad de estilos y los márgenes liricos y musicales del género, han puesto las propuestas de Joe Veras, Zacarías Ferreira, Frank Reyes, Yorkar Sarante, Elvis Martínez, el Chaval de la Bachata, Monchy & Alexandra -con proyectos diferentes en la actualidad- y en los últimos años, al grupo Aventura, Prince Roice y Romeo en un sitial protagónico de la música popular a escala global. Fusiones con el Blues, el Merengue Mambo, el Hip Hop, R & B,  Reguetón, la Balada Pop y el Rock son cada vez más frecuentes, con lo cual podríamos decir que es junto al Merengue, el género musical dominicano que más transformaciones ha tenido en las últimas décadas y de mayor proyección comercial internacionalmente.

Resumir en pocas cuartillas algunas características y representantes esenciales de la Bachata Clásica,  ha sido un ejercicio interesante, por la cantidad de nuevos lectores y de comentarios. Esperamos seguir recibiendo sus visitas a nuestro blog.


Bachata Clásica: Intérpretes esenciales décadas 60-80 (segunda parte)

La Bachata, es un género musical de la República Dominicana, de una larga historia. Emparentado con géneros como el Son y el Bolero, su nombre está relacionado a las fiestas o bachatas en las cuales se tocaban y bailaban estas músicas populares en los campos dominicanos a principios del siglo XX. Sin embargo, es en los años 60 que este género queda formado del contacto de estas fiestas y se mediatiza con las primeras grabaciones discográficas con la denominación de Bachata.

En su obra La pasión Danzaría, Darío Tejeda señala la influencia que ejercieron en los comienzos Julita Roos, Bienvenido Granda, Olimpo Cárdenas, Julio Jaramillo y El Jibarito de Lares. La segunda generación de bachateros alcanzaron un gran nivel de popularidad entre los 70 y 80 gracias a Radio Guarachita, el medio de principalía en la difusión del género.

A nivel musical, la incorporación de otros instrumentos musicales como el Bajo y la Guitarra eléctrica, y la heterogeneidad de estilos de interpretación construirían el terrero a lo que a finales de siglo se convertiría en un fenómeno musical internacional. En esta segunda parte de la serie, destacaremos de manera audiovisual algunos de los representantes más trascendentes del sonido de la década de finales del 60, 70 y 80, esperando complementar con sus comentarios.

Marino Pérez. De los pioneros del género y de mayor difusión en la radio con temas como “ay morena, ay bendito”, “morena vine a buscarte morena” y otros.

Mélida Rodríguez. Mejor conocida como “Mélida La Sufrida” es de las primeras mujeres en destacarse en la Bachata, junto a Aridia Ventura. Su música es muy conocida hasta nuestros días gracias a otros intérpretes.

Ramón Torres. Con una lirica depurada y un estilo de composicion únicos, su carrera comienza en  1987 con la grabación de su primer sencillo “Las estrellas brillarán”, continua activo hasta la actualidad con grandes éxitos en todos estos años.

Juan Bautista. Uno de los bachateros más populares de su tiempo, su música ha sido llevada a otros géneros como el Merengue por conocidos exponentes.

Ramón Cordero. Un estilo único en la guitarra y una voz muy particular, sus temas son referencia importante de bachateros contemporaneos.

Bachata Clásica: Interpretes esenciales décadas 60-80 (primera parte)

En las últimas dos décadas, la Bachata se ha posicionado como la música popular dominicana de mayor reconocimiento, local y globalmente. Su impacto mediático ha cruzado las fronteras de su propia estética, siendo hoy día un estilo tan cosmopolita y urbano que en pocas décadas parece haber dejado muy en el pasado a quienes fueran sus primeros exponentes en la República Dominicana.

La Bachata, es un género musical, que surge a principios del siglo XX en la ruralidad dominicana, su estilo está basado en una instrumentación de guitarras, maracas o güira y bongós, que con el tiempo ha sido transformada con varias incorporaciones; su lirica es una de sus características más notables, con relatos sencillos sobre la vida, el amor, el desamor, entre otros. Para las décadas 60-80, aun estaba muy relacionada con la vida rural y los tantos campesinos que emigraban hacia la ciudad de Santo Domingo al final de la dictadura.

Con esta serie de tres artículos, repasaremos de manera audiovisual la historia de la Bachata “añeja” -como muchos le llaman a la Bachata Clásica-, con el fin de seguir indagando en las grabaciones e ir compilando datos sobre estos interpretes que han sido eclipsados tan rápidamente por la Bachata moderna, el comercio y las nuevas generaciones. Comenzaremos con algunos de los representantes más trascendentes del sonido de la década del 60, esperando que sus comentarios nos ayuden a complementar.

Rafael Encarnación. Con solo un año de carrera musical, este joven falleció en un accidente en 1964, dejando como legado su gran voz en temas como “loco anhelo”, “pena de hombre”, y otros. 

Bernardo Ortíz. Cantante indispensable dentro de la discografía bachatera clásica gracias a su éxito “dos rosas”. 

Inocencio Cruz. Un representante importante dentro de la primera generación de bachateros, con temas como “amorcito de mi alma”. 

José Manuel Calderón. Es uno de los pioneros del género, temas como “quema esas cartas”, siguen siendo grabados por artistas de esta generación. 

Luis Segura. También conocido como “el añoñaito”, posee una de las trayectorias más amplias en el género pues ha seguido componiendo y grabando canciones luego de grandes éxitos como “cariñito de mi vida”. 

Tommy Figueroa. Popular cantante en la década de los 60 con temas como “mi señora esposa” y el más conocido “sonámbulo”.