Los Minas y San Carlos. Memoria de Barrio (part. 1)

Dos barrios emblemáticos de la ciudad de Santo Domingo son los protagonistas de esta primera parte de “Memoria de Barrio”, un especial del blog que esperamos les guste y compartan.

La relación cultural entre estos dos antiguos barrios de la ciudad de Santo Domingo es muy conocida, sobre todo por el deporte y la rivalidad entre sus equipos de basquetbol; pero ambos comparten mucho más que la historia contemporánea, remontándonos a los inicios de sus poblaciones durante la época colonial podremos conocer algunos  importantes aspectos.

Los Minas y San Carlos fueron fundados en el siglo XVII como barrios de las afueras de la ciudad colonial; uno en la margen oriental del río Ozama, y otro,  en una colina al norte, fuera de la muralla de la ciudad.

Lo poco que podemos percibir del pasado de estos barrios hoy en día está relacionado a su vida religiosa, al catolicismo y las creencias afrodominicanas. Los negros de Los Mina y los canarios de San Carlos nos parecen historias más lejanas de lo que en realidad son, escurridas entre siglos de grandes dificultades económicas en la colonia, nos estimulan a una necesaria reflexión.

iglesia-los-minas-viejo-edis1

San Lorenzo de Los Minas fue poblado entre 1676 y 1677  por negros fugitivos y aceptados por las autoridades como libres;  se les dio el nombre de Minas, porque provenían en su mayoría del reino de Minas en la costa occidental de África.

Sus primeros pobladores  trabajaron en el amurallado de la ciudad y se dedicaron al cultivo de productos de conuco y a la confección de casabe, que solían ir a vender en Santo Domingo, trasladándose río Ozama abajo en sus canoas. Este núcleo de pobladores vivía alrededor de una rustica capilla que es construida hacia 1740.

La iglesia colonial de Los Minas que hoy conocemos fue construida posteriormente con mampostería y piedra y conserva los elementos arquitectónicos del siglo XVIII europeo.

200px-Iglesia_San_Carlos,_Santo_Domingo,_Dominican_Repúblic

San Carlos de Tenerife, fue fundado en 1685 a partir de una autorización real de emigración de familias provenientes de las islas Canarias, principalmente de Tenerife, de ahí proviene su nombre.

Estos asentamientos se produjeron en una colina desde donde se visualizaba la ciudad, sus pobladores mayormente se dedicaban a labores agrícolas y con su producción abastecían en gran medida las necesidades alimentarias de la ciudad. Sus costumbres y cultura han sido reseñadas por varios historiadores, y su iglesia, recientemente restaurada es reconocida por su valor arquitectónico.

Esta es una edificación típica de finales del siglo XVII y comienzos del XVIII europeo, con un techo a dos aguas y frente plano, con una puerta en arco y una ojiva de forma redonda que permite la entrada de iluminación. Su frente y vigas laterales guardan similitud con la parroquia de Los Mina, así como algunos elementos de su interior y altar, más no su parte posterior.

Ambos barrios son hoy en día sumamente poblados, conociéndose muy poco entre sus habitantes la historia de sus orígenes. Sugerimos hacer sus visitas en fechas como la de las fiestas de La Candelaria, las patronales de San Carlos Borromeo y a la parroquia de San Lorenzo Mártir; así como escuchar expresiones de su folclor musical y religioso, específicamente de la Cofradía del Espíritu Santo de Los Mina, y las fiestas en honor a Candelo Sedifé.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s