FERIA INTERNACIONAL DEL LIBRO, INVERSIÓN  PÚBLICA TRANSVERSAL Y COMPROMISO MULTISECTORIAL CON LA CULTURA

Invertir en cultura es una buena inversión  siempre y cuando esta sea bien concebida y distribuida con equidad. El costo social de no apoyar a la cultura es mayor que su costo económico.

Por: David Arias Rodríguez

La  nueva institucionalidad basada en el Gobierno abierto y orientado a resultados sugiere que  la inversión pública debe ser un ejercicio de racionalidad y parte de un proceso articulado entre los distintos niveles de planificación del estado. La Dirección General de La Feria del Libro y el Ministerio de Cultura tienen la opción de reglamentar las inversiones de las instituciones públicas para  las distintas versiones futuras de las Ferias del Libro así como en materia de financiamiento del “sector cultural” en un sentido más amplio. En todo caso esta  inversión  realizada por entes del estado debe tener como base presupuestal el mínimo necesario para cumplir sus funciones didácticas, promocionales y educativas, haciendo uso de la creatividad y  los conceptos modernos de optimización de recursos y minimización de costos bajo un estándar de calidad aceptable.

 Dentro de las premisas institucionales para llevar a cabo este proceso está el considerar los intersticios  que posee el marco legal del Sistema Nacional de Inversión Pública (SINAP) establecido en las Leyes 498-06, 496-06 y sus reglamentos de aplicación así como la Ley General de Presupuesto de la Nación .Haciendo uso de sus prerrogativas como ente rector de las políticas culturales dentro de la organización del estado el Ministerio de cultura debe convidar a los actores clave del SINAP incluida por supuesto a  la autoridad sectorial en materia de inversión pública  en este caso el Ministerio de Economía Planificación y Desarrollo (MEPyD) para establecer las debidas coordinaciones que puedan arribar a nuevos acuerdos y compromisos en la gestión de la inversión pública en materia cultural.

UNA PROPUESTA PARA AMPLIAR LA  INVERSION PÚBLICA MULTISECTORIAL EN LA CULTURA

Dado que la cultura como estructura morfodinámica atraviesa las distintas dimensiones de la vida de los pueblos y las personas la Inversión pública en materia cultural no debe circunscribirse al presupuesto anual del Ministerio De  Cultura, sino que ésta debe ser un tipo de inversión transversalizada y reflejada en las líneas presupuestarias de  todas las instituciones del estado en sus distintos niveles jerárquicos. Una forma creativa de reorientar el gasto público en materia cultural  es poder lograr que para la próxima Feria Internacional del Libro 2015 (que a nuestro juicio debería llamarse  “Feria Internacional del Libro y la Cultura”) pueda considerarse en  la fase de formulación y programación presupuestal por parte de los actores responsables de su organización la promoción de  acuerdos interinstitucionales en este caso entre el Ministerio de Cultura en  coordinación con el  MEPyD para desarrollar un plan que permita hacer un uso más eficiente ( y eficaz) de los recursos del estado en materia de inversión cultural.

Esto se ha de lograr convidando a las demás instituciones del estado a participar bajo un nuevo esquema de aplicación del gasto público en las partidas destinada a la promoción del disfrute equitativo del derecho al acceso de bienes y servicios culturales para todos/as lo/las ciudadanos y ciudadanas. Derecho establecido  dentro de los fines del estado en la Constitución el cual adquiere significación  programática en la Ley de la Estrategia Nacional de Desarrollo 2030.

Una alternativa que puede implementarse con éxito es que  para la formulación del Presupuesto General de la Nación del 2015 se utilice como base para la inversión los aportes que realizaron las instituciones públicas para participar en la feria  en el en el año anterior (en este caso 2014) menos el tope de inversión por institución establecido reglamentariamente. En todo caso quedaría estipulado que la diferencia excedentaria se destine para hacer inversiones sectoriales en cultura apoyando actividades como ferias locales del libro y la cultura, donaciones y subvenciones  a instituciones civiles culturales, fomento a las artes plásticas, escuelas de música, bandas municipales artesanía, Bibliotecas, talleres, fomento a las industrias culturales, impresión de libros, grupos culturales ect. Esto se vería reflejado en el marco de  un aporte de dicha institución definida como “Socia sectorial de la Cultura”” (por ejemplo, Ministerio de Educación, Obras Públicas, Salud Publica etc.) Esto dentro del marco de una nueva geografía ética en la aplicación del gasto publico cultural a nivel nacional.

A modo de ejemplo si X Ministerio destinó 19 millones para su participación en la Feria Internacional del Libro (infraestructura del Stand, personal, servicios etc.) y el reglamento de inversión propuesto asume que el porcentaje (%) estipulado máximo arrojó un monto de 4 millones en relación al presupuesto de dicha institución entonces para el 2015 esta institución destinaría  15 millones en apoyo de lo que podría denominarse “Programa Especial de inversión Pública Cultural Transversal –PIPCT-“ actuando como “Socia Sectorial de la Cultura”. De este año 2015  en adelante se podría establecer un porcentaje consensuado entre las distintas instituciones para mantener dicho programa que ha de  tener como año base el 2015 y aplicando un factor multiplicador que permita  una indexación anual bajo el método de costos incrementales. Esto debe considerarse para el próximo Plan Plurianual del Sector Publico, así como dentro de las Medidas de Políticas del mismo. Es bueno decir que este eventual reglamento debe contemplar las metodologías de cálculo, así como los criterios de adjudicación de los límites de inversión y manejo del factor incremental dentro del PIPCT.

Otro de los beneficios que puede arrojar el PIPCT seria evitar la duplicidad y dispersión y sobre todo que permitiría racionalizar la contabilidad prospectiva del estado para una distribución más  equitativa de lo que es de todas y de todos y  que saque a pasear a los recursos públicos  más allá de los grandes centros urbanos.

Invertir en cultura es una buena inversión  siempre y cuando esta sea bien concebida y distribuida con equidad. El costo social de no apoyar a la cultura es mayor que su costo económico.

Para comunicarse con el autor, síguelo en twiter: @dariasro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s