Palo urbano en Fiestas a la virgen de La Altagracia en la capital

Las fiestas a la virgen de La Altagracia ayer se hicieron sentir en barrios y callejones del gran Santo Domingo. Toque de palos y rezos se tocaban junto a los sonidos del Alí babá presagiando la aproximación del carnaval.

12570836_10204112822180099_1820244448_n
Altar en una fiesta a la virgen de La Altagracia en barrio El Bonito, San Isidro, Santo Domingo Este. 

Ayer 21 de enero en distintos sectores de la capital dominicana se celebraron fiestas en honor a la virgen de La Altagracia; que en sentido general, se desarrollan con un verdadero espíritu comunitario y de devoción religiosa, que en este contexto barrial no deja de tener ciertas características muy particulares.

Es cada vez más notable la existencia de un “Palo urbano”, por llamarlo así; no sólo porque los campesinos se mudan a los barrios de la capital traen consigo sus tradiciones, sino por las características del espacio urbano, las interacciones culturales que produce y el factor generacional, que agrega sus vivencias a la de los padres y abuelos e integran sus códigos culturales urbanos y la tecnología (en estas fiestas por lo general se hacen videos desde los celulares, que se pueden ver en YouTube).

Particularmente estuve en una celebración familiar en el barrio de Los Mina, en la zona oriental, en esta, los sonidos de los rezos católicos y el toque de palos afrodominicanos se mezclaban con un acalorado juego de béisbol de los vecinos y del Dembow de un Drink a pocos metros del lugar. Una gran afluencia de gente caminaba a ambos lados de las celebraciones.

Entre los abrazos de los vecinos, el compartir de la comida, bebidas y baile de palos nos despedimos de la fiesta, no sin antes reflexionar sobre ciertas características que ya se ven en las fiestas de palos urbanas.

¿Existe un palo urbano?

Un palo con particularidades en el toque que lo diferencien de la tradición sería el punto de partida para considerar si existe o no. Por ejemplo, en barrios de la parte alta de Santo Domingo, como Capotillo y Ciénaga se han dado a conocer tocadores que se distinguen por hacer cortes en el toque al estilo Mambo o Merengue de calle, con influencias de la Coco Band y el Alí Babá.

El toque de palos en los barrios de la capital, ya no solo se circunscribe a las fiestas del santoral católico y el sincretismo popular, promesas y fiestas de los devotos; en los últimos años, los atabales se tocan en Drinks y colmados delos barrios para distintos tipos de celebraciones, que van desde un cumpleaños a la inauguración o “bendición” de un negocio.

Las rumbas hoy se bailan con palo. Religiosidad popular-barrial y atabal urbano, lo que entendemos como una interacción  de las distintas culturas, interculturalidad y una nueva hibridación de la tradición con la migración y la transculturación.

12576237_10204112722777614_1871923666_n
Ensayo de carnavaleros de Alí Babá, en la calle Josefa Brea del barrio Villa Francisca, Distrito Nacional. 

Al finalizar la fiesta, cruzando el puente nos encontramos un ensayo de carnaval en el barrio Villa Francisca, varias comparsas tocando Alí Babá y un visible incremento de la Hookah como elemento actual en las rumbas barriales.

Fotos cortesía de: Fundación Cultural Cofradía.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s