Salsa dominicana y el merengue detrás de la oreja

De la salsa dominicana, sus antecedentes sonoros e interrelaciones genéricas con el merengue conversó este jueves 29 de septiembre el investigador musical Alexis Méndez en la Tribuna Libre de la Feria Internacional del Libro Santo Domingo 2016.

El conversatorio “La salsa y sus sazones ¿existe una salsa colombiana, venezolana y dominicana?” fue enmarcada por el también productor de radio con muestras musicales de destacadas orquestas de salsa de Nueva York y varios países de latinoamerica.

Según Méndez, una salsa dominicana se identifica por la orquestación, en la forma y secuencia de la sección de vientos y en la tendencia a la aceleración; Cuco Valoy, José Bello, Johnny Ventura fueron algunos ejemplos que sonaron en la Tribuna Libre para explicar las características que distinguen a este género musical en el país.

Los sazones de la salsa en cada lugar que se cocina fueron explicados  de forma sencilla, enfatizando al público la importancia de las relaciones de este género con las músicas locales, así como del innegable primigenio cubano de estilos musicales dentro de esta isla como el son, guaguancó, Changüí, danzón, entre otros.

El autor del libro “Salsa desde mi balcón”, enfatizó que la cumbia, la música jíbara, el merengue y otros géneros musicales latinoamericanos son vitales para entender la estética del sonido de la salsa en los países, y que en casos como Venezuela, Colombia, Perú, Puerto Rico, Cuba y República Dominicana se han creado estilos que no necesariamente tienen que ver con la salsa neoyorquina. En el caso del merengue, quedó claro que la orquestación de instrumentos de viento como saxofón alto y barítono, trompeta y trombón,  aún tiene su marca en la salsa dominicana.

Con una activa participación del público, los cuestionamientos a Alexis sobre la salsa que actualmente se produce en el país dejó abierta la  invitación para un nuevo encuentro en la tribuna, esta vez con Eugenio Pérez para conversar sobre sus respectivos libros este sábado 1 de octubre a las 8 de la noche en la Feria del Libro.

Anuncios

San Miguel, la fiesta multicultural

En su charla realizada en la Tribuna Libre de la Feria Internacional del Libro Santo Domingo 2016, el Director Nacional de Folklore Edis Sánchez resalta la importancia de la fiesta de San Miguel a celebrarse mañana en diversas partes del país.

El destacado percusionista y antropólogo conversó sobre el libro “La música folklórica dominicana”, el cual escribió junto al fenecido músico Josué Santana, y que destacó como un trabajo arduo de investigación; así mismo habló de varias publicaciones realizadas en los últimos años, tanto de su autoría como por parte de la DINAFOLK.

Resultado de imagen para san miguel fiestas
Foto: Acento.com.do
En su charla destacó la importancia de la Fiesta de San Miguel a celebrarse mañana jueves 29 de septiembre en varios puntos del país, entendiendo que la interacción de culturas urbanas y transnacionales en torno a sus celebraciones es parte de su riqueza y continuidad entre las nuevas generaciones.
Sánchez fue muy receptivo al público, y explicó que lo que ha podido observar en esta fiesta en la que se mezclan la tradición católica con creencias ancestrales africanas, es que en la actualidad es una manifestación de multiculturalidad con todos los elementos culturales que se han adherido e incluso con su relevancia en las comunidades de dominicanos en los Estados Unidos. También habló de la convivencia entre sus creyentes, a pesar de la resistencia de sectores religiosos.

Entre la iglesia y los alrededores a esta celebración se puede observar un ambiente festivo, con el toque de palos, pero también de géneros musicales populares, como merengue, bachata, salsa, alí babá y dembow; así como, brindis de comidas, bebidas y dulces, venta de velones, cigarros, pañuelos, imágenes alusivas a San Miguel -Belié Belcán-por las botánicas, mercados y puestos informales en las calles.

Al ser cuestionado por jóvenes sobre cómo conocer más de cerca sobre las tradiciones musicales del país, el también profesor del Conservatorio Nacional de Música les instó a acercarse a manifestaciones folclóricas, estudiarlas y en este contexto, visitar las fiestas de San Miguel en Villa Mella, Baní y el barrio San Miguel en la capital que mañana se realizan.

¿Es buen momento para el periodismo cultural en RD?

Fue celebrado este lunes en el espacio Tribuna Libre de la Feria Internacional del Libro Santo Domingo 2016 el panel “Periodismo cultural en la República Dominicana” integrado por los periodistas Tere Guerrero, Merkiseded Avelino, Milian Reyes Solano y bajo la moderación de Riamny Méndez, quienes hablaron sobre el concepto de periodismo cultural, sus temas y enfoques, así como de la crisis que enfrenta en la actualidad. 

Tribuna Libre pudo destacar como la mayor demanda entre los asistentes a este panel una mayor presencia de contenidos culturales en los medios de comunicación. ¿Pero qué abarca el periodismo cultural más allá de la cobertura de eventos comerciales, farándula y crónica social? 

Los panelistas coincidieron que el periodismo cultural además del arte, abarca temas relacionados con la producción intelectual de las ciencias sociales, los estudios culturales y la relación de las comunidades con bienes y procesos del arte y la cultura.

Para Merkiseded Avelino este tipo de periodismo también abarca coberturas sobre prácticas sociales, como el culto religioso y las transformaciones de tradiciones de las comunidades.

En el panel, se puso en perspectiva las publicaciones culturales como suplementos y revistas en periódicos dominicanos. Riamny Méndez recordó que uno de los mayores retos del periodismo cultural, como de todo el periodismo, está en encontrar un nuevo modelo de negocios, que le permita mantener las redacciones y conservar su independencia, con contenidos de calidad.

A pesar de las dificultades, Milian Reyes Solano enfatizó que es un gran momento para hacer periodismo cultural, debido a los cambios que vive la sociedad dominicana con el acceso a internet, las influencias de otras culturas y las posibilidades de difusión que brindan las plataformas digitales. Para Tere Guerrero, el reto está en cómo presentar los temas de modo que sean atractivos para los lectores.

Fallece percusionista y artesano del folclor dominicano

 Kuky falleció frente a un tambor del que fue un extraordinario tocador. Hoy sus amigos y hermanos de vida lo despedirán en medio de lágrimas y tambores.

El pasado lunes 5 de septiembre falleció el músico dominicano Luis Darío Sánchez -Kuky- debido a problemas cardíacos, momentos antes de iniciar una gira cultural en Bogotá, Colombia junto a la banda dominicana de fusión raíz El Squad.

Kuky fue un extraordinario percusionista y artesano de instrumentos, que brindó toda su vida para la investigación, defensa y difusión de nuestro folclor; constituyéndose en uno de los más formados y experimentados.

Fue director musical del Ballet Folklórico Dominicano, bajo la dirección del maestro Fradique Lizardo; músico destacado del ballet Folklórico de la Universidad Central del Este, del Grupo Marassá y de la agrupación folclórica Tradiciones Dominicanas. En la actualidad laboraba como profesor en el área musical de la Escuela Nacional de Danza en Bellas Artes. De igual manera, se destacó como músico acompañante de muchos artistas del área, como Luis Días, Duluc, Toné Vicioso, Batey 0, Roldán, David Almengod y Xiomara Fortuna; al igual que Kumbakarey y Palo en Cuero, ubicados en Nueva York.

Su cadáver fue traído este domingo en la noche desde Colombia. Será expuesto en la Funeraria Savica de Gazcue, hoy lunes 19, de 4:00 pm a 9:00 pm y el martes 20 de 9:00 am  a 12:00 m. Al mediodía sus restos partirán hacia Esperanza, Provincia Valverde, donde su familia, amigos y allegados les darán cristiana sepultura.

Durante su velatorio, sus hermanos de vida, lo despedirán en medio de lágrimas, tambores, oraciones y sonrisas, como un homenaje póstumo, por todos sus aportes a la cultura y al folclor musical dominicano.

Aquí el último video en el que aparece tocando Kuki el tema “Palo asechao” de la agrupación El Squad.

Vicente García, a la mar con el Etno Pop y la Bachata.

Que yo recuerde, pocas veces se ha sentido una especie de comunión musical como con “A la mar”, el segundo disco del cantautor dominicano Vicente García; y es que las reacciones inmediatas a su lanzamiento nos ha descubierto a más de uno con la misma sensación: la coincidente sintonía espiritual de que estamos ante un gran álbum.

A pocos días de su publicación ya es mucho lo que se ha escrito sobre su eclecticismo, concepto y sentimiento… sí, un disco que se escucha muy honesto en su estilo de bachata y fusiones a lo etno pop.

La producción trae doce temas más dos interludios, fue grabada entre 2015 y 2016, entre República Dominicana, Puerto Rico y Colombia. Estas locaciones trazan en el oyente una ruta musical y líricamente popular de lugares, ritmos, ritos y culturas locales, como La Aguada y Anadel en la bahía de Samaná, la fiesta a San Rafael, el Bamboulá y todo ese universo musical, culinario y religioso.

Gagá, Palo Echao, Pri Pri, Salve, Merengue Ocoeño, Bachata, Congo, Reagge, Son, Ska, son elementos musicales resaltados en la obra.

Como ya comentaba lo afín del acogimiento de “A la mar” quiero más bien comentar una idea: por alguna razón, la producción musical de fusión con la tradición dominicana corre el riesgo de parar dentro de un pequeño círculo de consumidores de zonas urbanas y por lo general asiduos a espacios de diversidad cultural como fiestas folklóricas, por ejemplo;  aunque esta discografía tampoco ha contado con una plataforma de difusión que le permita salir de ese nicho.

Esto lo traigo a colación, dada las condiciones de Vicente García dentro de la industria musical actualmente, lo que puede significar para este tipo de música que mucho valoramos -aunque no muchos- un nuevo mercado. Termino mi idea.

Escuchando el disco me he sentido optimista, entre muchas cosas porque creo que estas expresiones autóctonas tienen una nueva oportunidad de proyección hacia fuera, ese chance de que el congo, el bohío, la azúcar prieta y el ¡ay ombe!, que nos transportan de Samaná, Villa Mella hasta San Pedro de Macorís nos lleven también hacia un lugar común, personal, desde donde cada quien lleve consigo esa experiencia musical a donde vaya.

A La Mar, Dulcito e Coco, Carmesí, Espuma y Arrecife, Pa Nuevayor, Amor Pretao, She Prays, El Yeyo, Mal de Amore, Bachata en Kingston, Bohío, La Paloma, La Esquinita, Zafra Negra.