El merengue del siglo XXI lo están haciendo los alternativos

La cantidad y calidad de propuestas de merengue en los grupos alternativos dominicanos nos motiva a reseñar en este post  cuales merengues suenan fuera del radar comercial en el país.

Dentro de la escena musical alternativa local, (una categorización un tanto imprecisa para identificar grupos y exponentes de la fusión folclórica-urbana-electrónica, y un chin más), actualmente podemos escuchar agrupaciones que incluyen merengue detro de sus propuestas, como: El Gran Poder de Diosa, MULA, Carolina Camacho, La Gran Mawon, Ciguapiando, El Humo del Placer, y Alex Ferreira y Frente Caribe por citar a los más sobresalientes.

Un simple search por las plataformas digitales de música como soundcloud, spotify y youtube da una buena idea del fenómeno.

Solo entre 2015-2016 se han grabado temas de considerable flujo en las plataformas digitales (medios de difusión que como comprenderán es el más justo para poder apreciar la diversidad y calidad musical de este país-)

Así podemos mencionar merengues como “Leona” de Carolina Camacho, “Plátano de la ciudad” de El Gran Poder de Diosa, “La yugular” de Alex Ferreira y El Frente Caribe, “Ahora qué” de La Gran Mawon o “Buenas noches” de Jonatan Piña y El Trío o “El merenguito” de Yasser Tejada y Palotre.

Una diversidad de estilos dentro del merengue, desde pambiche al electro mambo. Estos merengues se tocan en festivales musicales dentro de la escena alternativa tanto nacional como internacional. Bien.

Yéndonos al pasado reciente, cuando Rita Indiana y Los Misterios tomaron por sorpresa el “previsible” mercado radial del merengue a pulso de mambo barrial y electrónico las cosas no parecieron cambiar en las agrupaciones homólogas; pero al poco tiempo escuchábamos música de Maluca y Jarina de Marco con otros oídos, ambas de la escena neoyorquina, lo que posteriormente incidió en lo local.

¿Por qué es el merengue parte importante dentro de las fusiones musicales de estas propuestas mencionadas? La pregunta se cae de la mata, porque simplemente el merengue está vivo, tanto en sus escenas (la urbana y la alternativa), como en sus tantas variantes (merengue hip hop, electro mambo, merengue y afrodominican jazz, en las Alibandas del carnaval, y muchas más).

Todas estas experimentaciones en el merengue hacen justicia al género musical, de tanta longevidad y vitalidad al mismo tiempo; del mercado de los de siempre ya se ha hablado mucho y no estamos en ese coro.

 

 

Carolina Camacho presenta Afrotaína

El lanzamiento del disco “Afrotaína” ha sido una de las mejores sorpresas musicales del año. Carolina Camacho es voz, cuerpo y alma de esta producción musical llena de vida, vanguardista, con sonidos urbanos y toques del folklore dominicano.

La imagen puede contener: una persona, en el escenario, bailando, de pie e interior

CinemaCafé fue el escenario escogido por la artista para la presentación de esta segunda producción este miércoles 21 de diciembre. El concierto comenzó pasadas las 10 de la noche, logrando la empatía inmediata gracias a una depurada puesta en escena, manejo escénico y  gran complicidad con el público.

Sus seguidores pudieron disfrutar de las canciones más conocidas, como “Los tambores” y “Ninfa de las aguas”  de su álbum anterior Atabey. Con “Leona” primer sencillo de este nuevo disco se pudo evidenciar el arraigo que esta artista tiene en las generaciones más  jóvenes, las que aprecian la música alternativa en el país.

En el lanzamiento de “Afrotaína” se dieron cita además de seguidores de la artista, amigos, familiares y reconocidos músicos de la fusión del folklor y el rock local, así como, miembros de medios de comunicación y figuras de diversas ramas del arte.

Con su segunda producción Carolina Camacho ha logrado una obra musical cimera, en la cual se conciben las fusiones en complementariedad con la contemporaneidad con ritmos como el merengue urbano o de mambo, reggaetón, dembow, atabales, gagá, congo, entre otros, en una mestura que se ha denominado como Electro Palo. El disco trae los temas: Vida, Viaje, Amarra, Leona, Las Espinas, Terrícola, Palo de Colores, Mantra Amor, Asención.

Con una presencia sobresaliente en la escena alternativa en festivales internacionales, la artista se ha presentado en eventos musicales tan importantes como el Afro-Latino Festival NYC, Havana World Music Festival, Blue Note Jazz Festival, Festival Marvin, México DF, entre otros. Carolina expresa: “El amor por la música me ha llevado a lugares y personas increíbles”.

 

Haina de Jazz

El Jazz ha llegado al sur de la República Dominicana y su llegada ha sido con un Festival bien organizado, de una clara identificación de la importancia de la educación musical y la gestión cultural en la comunidad.

En Haina, provincia San Cristóbal se celebra desde hace dos años Haina de Jazz, un evento en el cual confluyen elementos de la vida cultural del municipio con orquestas, músicos y personalidades invitadas.

Nuestro país cuenta con una tradición de festivales de Jazz que se realizan en el interior; desde los más veteranos como DR Jazz Festival hasta Jazz en la Loma, ambos al norte, con lo cual se ha creado un circuito de eventos musicales de este tipo en base a mucha constancia.  Al sur de nuestro país, aunque si existen reputados músicos y difusores del Jazz como Guillo Carias, Alex Díaz, Cesar Namnum y esporádicos conciertos en la región, no es hasta el año 2015 que se organiza un Festival de Jazz.

Haina de Jazz nace hace dos años con la objetivo de generar una cultura de paz y convivencia ciudadana, “para que los jóvenes aprecien este género musical, interpretado por jóvenes como ellos y salido de los barrios pobres”, enfatiza el periodista Ángel Rafael Feliz (Lenin) organizador del evento. De hecho, el director musical del festival es el joven saxofonista Víctor Soto Canela, quien es músico de la Big Band y director de la banda municipal de música de Haina, con quien ideó este proyecto. Junto a ellos, el festival cuenta con la coordinación del  profesor Segundo Maldonado Abreu, Eugenio Sanó y la antropóloga Birmania Restituyo.

La programación incluye conferencias, presentaciones folclóricas y conciertos, teniendo entre sus grandes logros haber logrado la participación de la Big Band Jazz del Conservatorio Nacional de Música.

La importancia de eventos de este tipo radica en la descentralización de la vida cultural capitaleña hacia los municipios, en presentar la diversidad musical como un atractivo para el consumo cultural y en la gestión local hacia el auspicio y la participación. Esperamos que sigan contando con mucho más apoyo desde las autoridades municipales y provinciales.

Haina de Jazz arrancó con buen pie en cuanto a concepto, organización, articulación y participación. Sé que muchas cosas seguirán pasando con este Festival, sé que tiene todo el potencial de convertirse en el punto de encuentro del jazz en el sur de nuestro país.