Música para escuchar de cerca en 2018

La imagen puede contener: una o varias personas y texto

Si algo nos ha dejado la escena alternativa en la transición de año es una buena lista de artistas a los que seguir, y estamos en eso. En las redes sociales ya hemos visto informaciones sobre qué trabajan para el primer trimestre y el ambiente es ciertamente expectante.

Así que, en este post hacemos menciones muy puntuales de algunos proyectos, algunas ya en marcha y otros en proceso de producción.

Músicos

Marimba es una de las cantantes con más impulso este año, su puesta en escena muy fresca, su voz y concepto musical, auguran un gran año. Lo mismo para el guitarrista Isacc Hernández y su pronto lanzamiento de disco, el segundo de su carrera del cual ya escuchamos “Llegó la capitana”. Estación Sub-Trópico es un proyecto de electrónica y fusión afrodominicana que se está estableciendo de manera sólida entre el público.

Bandas de las que esperar mucho este año como Sólo Fernández, Horns, El Conuko Band Roots, Tierra Fértil, Antihippie. Del rap y la electrónica hacemos mención del trabajo de AcentOh, Nock Nock y WTI. De los más conocidos esperamos nuevo video  de El Gran Poder de Diosa y más proyección para Riccie Oriach, mencionado recientemente en el periódico español El País.

En vivo

Irka Mateo, Isaac Hernández y Estación Sub-Trópico se presentan juntos en el concierto Pulsar, el 26 de enero en La Espiral 313, Zona Colonial. Hedrich Báez & La Juntiña anuncian su concierto en Cinemacafé el 3 de febrero.

El Quelonios Festival vuelve este año y sin dudas se consolida como un evento de música y conciencia medioambiental en la playa El Valle, en Samaná. Esta edición contará con las presentaciones de Carolina Camacho, Kashmir Jones, Rebel Layonn desde Haití y otros más. Es un evento de acceso gratuito que también incluye  charlas, conferencias y muchas actividades al aire libre. Será  los días 27 y 28 de enero.

La expectativa con la cartelera de festivales en primavera –verano, el fortalecimiento de locales para la música en vivo, y muchas cosas que vienen por ahí de las que todavía no podemos decir nada.

En estudio

Nicole Santiago está en producción de su disco del que esperamos lo mejor. Otras bandas que se encuentran en estudio son Concón Quemao con el tercer disco de una trilogía, Vic Contreras con La Alucinante Banda, Casabe Añejo, Karibik Underwater, Luitomá Oviedo y La Marimba.

Esperamos seguir encontrándonos, donde la música nos lleve.

Anuncios

“La polirritmia quisqueyana es un baluarte universal”. Entrevista a Karibik Underwater

dDelante de Karibik Underwater está Sunil, músico muy conocido dentro de la escena alternativa dominicana; es violinista de formación clásica y un gran estudioso de la composición musical y la producción de música electrónica, del legado de Bach, Mozart, Ravel y la trayectoria de Metallica, Radiohead, Fulá, Toné Vicioso, Björk, Cerati y Luis Vargas ¡entre otros!.  Actualmente está cursando la licenciatura en Música Contemporánea en la UNPHU y pertenece a varios proyectos de música clásica como la Camerata Caribensis.

Para mí fue un placer entrevistarle y esperamos escuchar su música muy pronto. Aquí nos cuenta.

Conocemos de Karibik Underwater desde hace años, pero ahora sentimos nuevos aires musicales. ¿Nos puedes dar una retrospectiva de este proyecto?

 ¡Hola! Gracias por la entrevista.

Sí, es un concepto basado en el frenesí y la euforia que se sienten en los campos dominicanos, con nuestros diversos géneros, idea que venía conceptualizando ya desde hace un tiempo, y no fue sino el 2011, que empecé a hacer unos shows experimentales, (que como todas las propuestas nuevas empezó bien crudo), de ahí inicia una evolución.

Luego en 2012 a mi retorno desde California volví con la determinación de lanzar el proyecto, y bueno desde entonces hemos estado tocando de manera intermitente, y con diferentes formaciones: con percusión, sin percusión, sin batería, con batería, ha sido toda una evolución, siempre el concepto de la polirritmia del Caribe, en un contexto de música electrónica en vivo, No DJ, instrumentos de música electrónica en vivo, que a diferencia de un DJ, que mezcla tracks durante su set, y claro el Violín, que es mi instrumento.

Desde entonces la gente preguntaba que cuando vamos a tocar, que nos quieren ver, Cuándo sale el disco, que cuándo estaremos en Spotify, algo que me tiene muy agradecido y contento de parte de todos quienes siempre están con deseos de Karibik Underwater.

 Básicamente sí empezamos con un criterio experimental, que ya concluye en algo pulido y elaborado.  Karibik significa CARIBE en alemán, palabra que fonéticamente suena moderna, y atemporal. Además es ver al Caribe, desde otra perspectiva, más de electrónica, de música clásica, y el Underwater, es usado como recurso literario evocativo, para seducir en la mente del oyente imagines de piratas, libertad, historia, guerras, la evolución misma y claro, colorida psicodelia que se presencia bajo del mar, elemento común al Gran Caribe.

La gente nos dice que la primera reacción al vernos en vivo es de primero tratar de entender que es lo que está sucediendo en tarima, ya que no es el formato de banda usual. –Risas-, y luego son seducidos y sorprendidos por la música, algo que no se esperaban.

jj

Ahora suenan toques electrónicos con gagá, bachata, melodías algo darkness y hasta con cierta nostalgia pop. ¿Cuéntanos de estos sonidos con los que estás presentándote?

El propósito siempre ha estado definido: generar nuevos géneros musicales a partir de la raíces kiskeyanas. La polirritmia kiskeyana la cual afirmo con mucha seguridad que es un baluarte universal, tiene la coyuntura de evolucionar a concepto global, por eso en la banda tenemos composiciones Gagás en Inglés, Pambiches en Inglés, Palos Techno, Bachata electrónica con Violín, con letras de un realismo mágico, Oda a la majestuosidad de la belleza femenina.

Generar propuestas universales a partir de nuestros ricos recursos, darle un giro a la polirrtimia kiskeyana, desde una perspectiva más mística, fantástica, mágica, y Sexy. Que haga un aporte a la música global, y el de hacer algo universal y netamente kiskeyano, explorar otras armonías con los ritmos, y que a sus vez destapen emociones no usuales a estos ritmos. Parte del concepto es que el material compositivo que usamos, sea netamente kiskeyano. Yo vengo de la música clásica, bandas psicodélicas, han marcado bastante el criterio de composición.

Hace poco te vimos en el opening act de Riccie Oriach y ¡bueno! te ganaste cada aplauso. ¿Cómo te sentiste con esa recepción del público?

 ¡Gracias!

La verdad me sentí muy agradecido al formar parte de ese evento, de la recepción que tuvo el público, se siente muy bien estar de vuelta en la escena, ese show definió el inicio de un Nuevo ciclo; en el cual ya llego la hora de por fin lanzar el material de la banda. Es como el fin y el inicio de un ciclo evolutivo. El “Ouroborus” que habla Duluc de cuando la serpiente se muerde la cola. No fue hasta ahora en este año 2018 que por fin se logró un sonido más elaborado por eso sientes esos aires nuevos que mencionabas.

Cuentas con una buenísima banda, estas cantando y tocando violín “abachateao”. ¿Qué nos trae Karibik Underwater en lo adelante?

Sí, incorporar la novedad de un violín eléctrico en esta música ha sido muy útil, sobre todo en la bachata, el Violín es un instrumento que de por sí, sin ninguna amplificación ningún efecto, puede sonar muy versátil: puede sonar romántico, elegante, enérgico, melancólico, viril, macabro, frenético.

Siempre he tenido la fortuna de trabajar desde el inicio con músicos de alto calibre, por la formación han pasado varios músicos, que han hecho su aporte de manera contundente, entre ellos Amín Domínguez, Ricardo Ariel Toribio, EL Maestro Duluc, Daroll Méndez, actualmente tengo el honor de trabajar con los #polifacéticos: Sosa Mas Nada, -quien no necesita introducción.  Y Sebastián Mueses Selig, bajista quien además tiene formación de música clásica en el contrabajo.

Desde hace un tiempo hemos estado trabajando es nuestro primer álbum titulado NATURE, que incluirá 8 piezas entre ella: Sirena, la bachata, y Polilla, que tiene una analogía Verniana de 20,000 leguas de viaje submarino, en un paraje del océano pacifico llamado VANIKORO. Así como demás temas de la banda. Todo muy conceptual.

Te escuchamos tocando “El animal” y fue emocionante. Imagino que tu paso por Duluc y Los Guerreros del Fuego fue muy significativo para ti. ¿Qué nos puedes contar de esta etapa de tu vida musical?

Sí, es nuestro único cover, y la verdad es un obelisco de composición, concebido para jugar con la percepción rítmica de donde está el uno, o el downbeat de la música, una de las maravillas que tiene el gagá, es de crear sensaciones extra sensoriales y de percepción.

Entre 2009 y 2011 tuve la excelente academia de tocar don Duluc y Los Guerreros del Fuego, y para mí fue una total academia musical, de ver todas las posibilidades que tienen nuestros ritmos, además que ya desde esa época junto con Mois Silfa, en Los Guerreros Del Fuego y otra banda FRESH Luft. En 2009 ya estábamos prácticamente en la vanguardia de usar Ableton Live en vivo con una banda.

Decidimos hacer el bajo electrónico para darle más amplitud a la banda, y el bajo estaba en una laptop, no había bajista, pero, debíamos hasta ensayar los cambios de las canciones pasando de sección en sección dentro de un proyecto de Ableton para que el bajo  entrara donde era, y además  no queríamos que fuera un sonido mecánico. Además de que el Ableton Live te permite jugar con las partes de la pieza y pasar de sección en sección mientras tocas en vivo, quizás fuimos una de la primeras bandas en el 2009 en hacer este tipo de ejecución, incluso relativamente antes de que Ableton Live, se popularizara entre los DJ’s del país, y también de unir dos laptops en redes para un show en vivo.

Por último, ¿Cómo te sientes ahora, como músico, tanto con tu proyecto, como por tu trayectoria musical, con todo lo que está pasando en la musical alternativa dominicana?

Siento que ya por fin ha llegado la hora de sacar el primer material discográfico, después de más de 50 Shows. Además de Shows en Matik-Matik* Bogotá, y en NYC en el Bodega Island, y es gratificante el trabajo que esta hacienda Lael Llaverias y su equipo en precisamente esto, aportando medios para el crecimiento de la nueva música dominica.

Y con la trayectoria musical, más que agradecido con la vida, de haber pasado por tantos diversos géneros, pero más que nada con el compromiso y la responsabilidad de representar nuestra música en todas partes, lanzando una propuesta contundente y única de genuina calidad y envergadura.

En lo colectivo, finalmente ya se puede hablar de un movimiento en Dominicana, basado en estos ritmos, algo con trayectoria muy clara desde hace mucho tiempo con maestros como Luis Días, Duluc, Xiomara Fortuna, Maracandé, Toné Vicioso, Transporte urbano, Boni Raposo, y más reciente Batey ø, Sonabril, Rita Indiana, Vicente García etc., pero que ya hay una nueva generación de bandas trabajando esto, lo que me llena de mucha satisfacción, me llena de mucha satisfacción repito el ver como ya se está cambiando la percepción que nosotros mismos los Dominicanos tenemos de esto,  y  esto es algo que debemos de hacer entre todos, no tan solo una o dos bandas. Ya tenemos medios especializados en promover lo que está pasando como tú Rossy Díaz, Discolai entre muchos otros.

Fotos de @tcmphotofraphyig

El folklore en Vicente García. Otra escucha al disco A la mar

devotos en la cueva de banicaA estas alturas del camino creo que la mayoría ya tenemos una visión más amplia de “A la mar”, un disco que salió hace más de un año y que ha sido tan disfrutado, como apreciado y premiado, justamente. Con un título y concepto que nos siguen pareciendo tan coherentes hemos querido iniciar el año con este primer post, especial, y dar una nueva escucha al folklore en la mirada de Vicente García en las canciones de este disco.

El hecho de que varios temas se hayan difundido tanto y que la musicalidad, líricas y visuales del disco se hayan impregnado en nuestros oídos y mentes de tal forma, quisimos escuchar de otra manera las canciones con mayor inclinación folklórica.

She prays, Bohío, La Paloma, Zafra Negra, A la mar. ¿Cómo nos suenan ahora que entendemos el disco en su contexto?  En varias ocasiones ha sido el mismo Vicente García quien ha explicado sus canciones “La idea fue ir a los orígenes, no crear canciones comerciales o radiables” expresó a Diario Libre en una entrevista reciente.

El Bamboulá, la Salve, el Gagá, Pri Pri, Merengue Ocoeño, el Congo acompañan cada historia y cada imagen reflejada contiene cantidad de simbologías de lo taíno, africano y caribeño. Respecto a su búsqueda del folklor y el proceso creativo Vicente comentó en la entrevista “En esos años empecé a viajar muchísimo, a participar en Fiestas de Palos, a escuchar las canciones de Luis Días y me inscribí en los talleres de etnomusicología afroantillana que imparte el Centro León¨.  También ofreció detalles de la producción con Eduardo Cabra “Tuvimos que sentarnos a pensar qué era lo que perseguíamos, si emular el folclore o sintetizarlo de una manera muy personal. Todo resultó en un sonido actual que contrasta con el folclore”.

Pero vamos a las canciones:

En A la mar, se nos cruzan las voces y los toques de congo y palo echao, en She prays, caminamos por los senderos de las fiestas a San Rafael en Samaná, con los toques de Bamboulá y la presencia espiritual de Bertilia Peña. Zafra negra es Gagá, con afro beat, La paloma es una salve tradicional, en Bohío la atmósfera sonora es… inexpresable, suena un mayohuacán que nos avisa algo, nos advierte, nos interpela al inconsciente colectivo, ese de nuestros ancestros más ocultados. Otras como Amor pretao suena a una bachata con quejido, un canto hondo, La esquinita también es bachata con alegorías a mitos tainos. Pa nuevayork la tradición del canto en su fibra más sensible, afrodescendencia en américa. Mal de amores reviste de las voces de salve una bachata, de amargue. Espuma y arrecife tiene un cierre épico de congo con gaitas ¡que todavía nos emociona al escuchar!

Lugares, ritmos, ritos y culturas locales y todo ese universo musical, culinario y religioso. El Palo Echao, Pri Pri, Salve, Merengue Ocoeño, Bachata, Cumbia, Reagge, Son, Ska, son elementos musicales resaltados, siendo los Congos un toque clave en la obra, en la que el folklor conecta todo. “Hoy día me siento más dominicano que nunca porque el disco me llevó a conocer personas y costumbres que desconocía”, expresó al citado periódico.

Por lo que, retomamos la idea inicial, de que este disco devela una honda búsqueda espiritual del artista y un despertar hacia su consciencia y cultura. Creo que, a parte de los grandes méritos del disco, el hecho de lograr esta realización desde el interior a lo complejo y presentarlo de forma tan llana es lo más laudable.

No dejen de leer las historias detrás del disco en la web del artista AQUÍ